martes, 15 de octubre de 2013

Paseando por Elche y su Parque Municipal...

"Nos acercábamos a Elche, ya se distinguia su valle rebosante de frutos y su inmenso palmeral, el mayor y más hermoso de Europa, el más paradisíaco de toda España."
  Hans Christian Andersen ( Viaje por España, 1862)

La expansión del palmeral se produjo a raíz de la fundación por los árabes de la nueva ciudad en su emplazamiento actual (siglos VII y IX) estableciéndose una extensa red de riegos que en su mayoría persiste hasta hoy. La pervivencia durante siglos de este sistema de agricultura de oasis, fue uno de los aspectos que valoró la Unesco al declararla Patrimonio de la Humanidad.                                                                                                          

El Parque de Elche es un espacio natural de seis hectáreas que agrupa los huertos Hort del Colomer, Hort Real, Hort de la Mare de Déu y Hort de Baix. La mayor parte de esta superficie fue legada en 1661 por su entonces propietario, Nicolás Caro, a la patrona de la ciudad, la Virgen de la Asunción a través de un vínculo testamentario.



La conservación y mantenimiento del parque están a cargo del Ayuntamiento. Fue el primer jardín público que se creo en la ciudad, en 1946, con una extensión inicial de 20,000 metros cuadrados.
                                                                                                               


Molí del Real
Entre los elementos más destacados del Parque Municipal, figura el Molí del Real, un viejo molino del siglo XVIII que funcionaba con el asalto de las aguas de la acequia mayor y que conserva característicos arcos y contrafuertes en su fachada al río Vinalopó.



Tambien tiene interés el Centro de Visitantes, un edificio de estilo orientalizante denominado popularmente "el huevo" por sus formas blancas y redondeada; la única construcción que se conserva de los pabellones de la Exposición Comarcal con la que se abrió el Parque de los Ciudadanos en 1946. Albergó los museos Arqueológico y de la Palma.


La Rotonda, un bello anfiteatro al aire libre, es otro de los lugares emblemáticos junto con el templete instalado en los años ochenta a semejanza del existente en la Glorieta hasta finales de los sesenta del pasado siglo, donde actúa la banda de música Ciudad de Elche.


El contiguo palomar evoca el nombre en valenciano (Colomer) del huerto original. 
Dar de comer a las palomas es una de las actividades favoritas de los visitantes.

La estatua al payaso Fofó
En cuya inaguración estuve con mi hijo Nacho que entonces tenia diez años y disfruto mucho con todos los payasos de la familia Aragón que vinieron a dicha inaguración, a pesar de la aglomeración de gente y la avalancha al terminar la celebración.


El Hort de Baix, el ultimo añadido en 1960, destaca por su amplia escalinata y por transformarse en espectacular sala de de fiestas. Antes de bajar podemos disfrutar de los estanques de patos y cisnes que hacen las delicias de los más pequeños.


A estas horas de máximo calor, los patos se guarecen en sus casitas de piedras.


En Elche es costumbre bautizar sus mejores palmeras del Parque o del Huerto del Cura con nombres de personajes famosos ya sean visitantes ilustres o de la ciudad de Elche y su provincia. En esta ocasión me senté a descansar bajo la palmera de Miguel Hernández  mientras contemplaba la fuente que tenia enfrente.


Fuente de azulejos


Aunque la palmera datilera es la reina del Parque Municipal y de todo el palmeral ilicitano. Aquí se puede encontrar otro tipo de palmiceras y una gran variedad de especies vegetales, ficus, araucarias, tipuanas, magnolios, falsas pimientas, chopos ilicitanos, bugamvillas y plátanos;  hasta el raro tulipero de Gabón.


La belleza de las altas palmeras.


¡ Recordando los viejos tiempos...!


Saliendo del Parque Municipal por el mismo sitio que siempre me ha gustado entrar, el edificio de Información y Turismo, que parte de él me recuerda a Marruecos.


Descansando junto al Castillo de Altamira.


El palacio-castillo de Altamira o Alcázar de la Señoría, fue construido a final del siglo XV por el noble castellano Gutiérrez de Cárdenas, primer señor de la ciudad, tras haber vuelto a la Corona con los Reyes Católicos, convirtiéndose en su residencia habitual. No obstante es probable que fuera construido sobre una obra anterior (almohade) del siglo XII o XIII que formase parte de la defensa de la ciudad amurallada almohade. Perteneció a los condes de Altamira.


Bonita vista del Castillo de Altamira y la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción.


En una de las puertas de la Basílica.


Frente a la puerta principal de la basílica, con las figuras de los apóstoles más representativos del Misteri de Elx.


Pasado la parte palacio de Altamira, termina el casco antiguo de Elche.


Es un sitio que me gusta, donde está ahora el nuevo Museo Arqueológico y  de Historia de Elche en el Palacio de Altamira.


También me gusta la paz de esta plazoleta.


Y el besapiés a La Virgen de la Asunción
como despedida.


Y me llevaré su bendita y preciosa imagen en mis recuerdos, rogándole que algún día pueda volver...